jueves, 6 de enero de 2011

Ya están aquí


En el NEJM se publica un fase 2 con su editorial, donde detalla el beneficio de la inhibición de parp con iniparib. A pesar de las pegas que le pone el editorial, el efecto banana es sugerente:

El iniparib parece menos potente que otros inhibidores. A los que no les parezca que esto vaya a ser la bomba les diré que puede ser otro pequeño pasito. Y recuerden aquello de un pequeño paso para el hombre...

7 comentarios:

Jomeinitler dijo...

Y para cuando un inhibidor del comportamiento de los psicoticos. Es un hecho demostrado que son agresivos e incontrolables. Por lo que a mi respecta estoy hasta el gorro de ellos.

concienciado dijo...

Totalmente de acuerdo con Jomeinitler. Los estudios demuestran fehacientemente que uno de cada diez psicoticos comete asesinatos.

No a la psicosis dijo...

Han leido la entrada de la doctora Jomeini sobre la loca. Ahi se avisa del peligro que estos sujetos suponen para la sociedad.

Florencia ruiseñor dijo...

Puaggg!!!! Psicoticos puaggggggggggggggg!!!!!!!!!!

Ramón dijo...

Sorprendentes comentarios que en cierto modo obvian que las enfermedades mentales sobre todo son enfermedades.
Hasta hace poco, morirse del corazón estaba bien visto (te rompías el corazón a trabajar) y tener cáncer era algo feo y sucio que te salía a traición (y se avergonzaban paciente y familia). Ahora que hay tratamientos que cuestan un pastón, parece como que se farda más del cáncer.

Por suerte, las profesiones sanitarias, a pesar de las filias y las fobias personales, están muy por encima de una lectura tan plana de las enfermedades (que no existen mas que en los libros) y de los enfermos, que se merecen nuestro cariño y atención aunque a veces no nos emocionen.
PD: Y en el NEJM de mañana, risperidona depot para la esquizofrenia

Mafalda dijo...

¡Hola Ramon! ¡Que bien que has vuelto! Aunque estoy de acuerdo con lo que planteas, reconozco que es dificil empatizar con un psicótico.
Saludos

trastornadoresentido dijo...

Me apetecía reirme de vosotros, intentar dejaros quedar mal. Podía aludir a un cierto sentimiento de injusticia, exacerbado por la lectura del blog de los psiquiatras, pero no lo haré. Tan solo el odio y el sentimiento de inferioridad guia mis pasos. Nunca he sido normal.