lunes, 27 de septiembre de 2010

Polémica


Mujer de 48 años, sana. Dos años y medio antes diagnosticada de adenocarcinoma mucosecretor gástrico G2 pT2 pN2 (7 de 16) M0. Tras la resección completa, quimioterapia y radioterapia (esquema de McDonald), bien desde entonces. Hace dos meses, masa en un ovario. En la operación, tumor de Krukenberg, esto es, metástasis de adenocarcinoma mucosecretor en los dos ovarios y dos implantes en peritoneo pélvico, resecado todo. Pregunta: ¿Quimioterapia paliativa ahora o esperar a la progresión? (en otras situaciones, cuando se ha comparado la quimio inicial o diferida hasta síntomas, ha ganado siempre la inicial).

¿O buscarías una alternativa?

La peritonectomía con quimioterapia peritoneal e hipertermia es una lata. Engorrosa, cara y llena de complicaciones. Pero tiene defensores a ultranza en este país y en otros.


No se cuestiona su eficacia en cáncer de ovario, con algún randomizado, ni en pseudomixoma peritonei. Si es que en peritoneo pueden implantarse hasta células benignas como los esplenocitos o las células endometriales. La extensión de un cáncer en ausencia de tumor en otros órganos es lentamente progresiva hasta la obstrucción intestinal, la ascitis y la muerte muchas veces sin otras metástasis. Por eso se empezó a usar en cánceres de colon, con resultados aparentemente mejores de lo que hay. Ya hay dos fase III que lo corroboran, además de mucha evidencia menos fundamentada. Pero al fin y al cabo, nunca habrá un fase III de resección de metástasis hepáticas de cáncer de colon, y van a resección todas las que se puede.

Cada vez hay más cirujanos expertos en hacer esta técnica, que no es ninguna tontería (la curva de aprendizaje parece un ochomil). Si se admite que la peritonectomía tiene indicación en algún cáncer de colon, ¿qué pasa con un cáncer de estómago como el del caso descrito? Este cáncer, al revés que la mayoría de cánceres gástricos, comparte con el de colon un "tempo" más lento, y si ahora queda poco o nada visible de enfermedad, es el momento. Con mitomicina o con oxaliplatino. ¿O no? Es que el no ya lo tenemos, y no es nada halagüeño.

Traslado la pregunta: A mí, ¿que me lo quiten?

2 comentarios:

J. dijo...

He llegado saltando desde blogs amigos... magnífico tu trabajo..me encanta!
Un abrazo!

Ramón dijo...

Un piropo. Se agradecen. Un abrazo. Ramón